Se me va el tiempo!!!

Tengo tanto que escribir y tan poco tiempo para hacerlo que mis manos se alborotan solo con acercarse al teclado. Es que ahora voy corriendo a todas partes… Graba, escribe, acude a actos y compromisos variados y ejerce de madre dispuesta y entregada. Se me va el tiempo!!! Pasa todo tan rápido!!!

Precisamente de eso quería hablar hoy en mi blog. Bueno, de eso y de lo fácil que es en este país entrar en una polémica. Luego os cuento. Pero antes… Dos temas: la mujer y la maternidad, y la mujer y el trabajo.

Hace un par de semanas os comenté que son muchas las reflexiones a las que me ha llevado mi nueva situación. Normal. El cambio es grande. Enorme. Radical diría yo. Y las sensaciones que experimentas, indescriptibles. El orden de prioridades se altera y la lista de preferencias -el top ten– tiene muy poco que ver con el que tenías meses atrás. Pero sobre todo, tu cabeza entra en “modo stand by”. Aclaro.

[email protected] de los que me leéis seguro que habéis pasado por lo mismo. Años y años luchando y trabajando por un sueño. Horas y días dedicados a labrarte un porvenir -frase de madre donde las haya-. Toda una adolescencia y madurez intentando conseguir una autonomía, una autosuficiencia. Cuantas veces habéis oído eso de…

“Hija mía -sobre todo es frase de madre a hija- estudia y aprovecha el tiempo. Haz una carrera y ten tu trabajo. No vayas a perder la oportunidad que tenéis ahora de ser independientes”.

Somos hijas de una generación que no tuvo las oportunidades y opciones que tenemos ahora. Somos producto de una sociedad que se abrió al mundo y a la cultura y que soñaba con la superación. Fuimos hijos de unas madres que, en su mayoría, no pudieron alcanzar ese éxito profesional del que todas ahora hablamos. Y ahí es donde está mi reflexión…

Cuánto tiempo he dedicado a seguir esas consignas. Mucho. Quizá demasiado. Cuanto tiempo he tardado en aceptar -os lo decía el otro día- ese regalo maravilloso que te ofrece la vida… Quería insistir en ello.

Veréis, quizá sea en mi entorno -particular por muchas razones-, pero son muchas las mujeres que me rodean, que pasan tanto tiempo intentando “realizarse” -así se dice-, que el tiempo se les va. Veo a tantas envueltas en el mismo bucle que una servidora, que no quiero dejar de comentarlo.

Aunque parecía increíble en mi caso -mujer obsesionada con su trabajo y su “realización”-, he conseguido entrar en modo “stand by”. Y es maravilloso.

Os aseguro que la paz, el sosiego y la calma son las mejores compañeras de viaje. Tened por seguro que la maternidad vendrá acompañada de una amiga llamada tranquilidad que os dará otra perspectiva de las cosas.

No quiero ser pesada ni parecer ahora una fundamentalista de la procreación, ni mucho menos. Solo deciros a las que tenéis esas dudas -o miedos, quizá-, como los que yo tenía a perder el tren, que el tren para en diferentes estaciones y que si te bajas un rato, no pasa nada. Todo lo contrario. Vuelves a cogerlo cargada de energía y feliz.

Y el trabajo, pues qué queréis que os diga… Se retoma. No es que tengamos muchas facilidades en este país… pero se retoma. No es que sea fácil compaginarlo, pero se consigue. Y no es que no sea importante, pero deja de ser primordial. Y eso le da una vuelta a la cabeza que, DE VERDAD, compensa. Os lo dice una que al mes y medio de tener a su hija se puso a trabajar… Esa es otra… Pero cada caso es un mundo y cada historia una telenovela…

Mano Miranda

Podríamos hablar de eso pero tengo otro tema en cartera que me tiene loca.

¡Cómo nos gusta una polémica en España! ¡Cómo entramos a cualquier tema de manera irracional y sin mesura! ¿Por qué practicamos tan habitualmente eso de “rajar sin filtro”? Sería cuestión sociológica a analizar, pero no es el momento ni el lugar -ni me encuentro persona capacitada para dar respuesta a tales preguntas-. Se trata tan solo de una reflexión en voz alta que quería compartir con vosotros. Si bien es cierto que tengo alguna opinión al respecto y, como ya advertí que escribo este blog para contar y expresar mi opinión libremente, os la cuento.

En tan solo unos días, he visto cómo dar una opinión absolutamente subjetiva -se trata de una opinión-, supone un río de réplicas y contrarréplicas. Un aluvión de comentarios -algunos totalmente carentes de respeto-, inundan las redes para apostillar, apuntillar y reprochar tus palabras.

Pero, ¡si solo es una opinión! Entiendo que en un país libre y demócrata las opiniones han de ser solo eso, opiniones. Siempre, claro está, que no falten, agredan o difamen. De ser así, dejarían de ser simples comentarios.

Os estaréis preguntando, ¿de qué habla esta mujer? ¿qué ha pasado? Nada en concreto y mucho a la vez. No es que me haya visto protagonizando un debate viral de esos que ahora se organizan. En absoluto. Solo me he topado de bruces con un grupo de ¿drásticos? respecto a diferentes temas que me tienen estupefacta. No voy a utilizar el adjetivo radical o extremista porque al final, se lía. Paso a relatar los hechos.

Domingo 11 de octubre. Recibo una foto del Palacio Real y de los fastos organizados para celebrar el día del Pilar. Y varios mensajes de amigos que se encuentran en la zona viendo el espectáculo. Pienso: “Vaya fiesta que se ha organizado en Madrid…; si no estuviera cuidando de mi retoño iría porque el mogollón que debe haber merece la pena; qué bonita la foto; y parece que hay mucha gente porque me han escrito varios amigos…”. Ni corta ni perezosa cuelgo la imagen en mis redes con el comentario “pedazo de fiesta en Madrid”…

Madre mía qué algarabía. Qué desenfreno. Qué incendio!!!!

¿Es tan problemático el tema? ¿Es tan complicado aquello de “ver, oir y callar” o “busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo”?

Me refiero a que cuando leo, escucho o veo algo con lo que no estoy de acuerdo, no lo tengo en cuenta. Simplemente, miro hacia otro lado. Y actúo en consecuencia. Y entro al tema, hombre!!!!!

Bandera Lujan

Si no me gustara o gustase la bandera de España, votaría a un partido que defendiera su retirada. Si no quisiera que se celebrara el día del Pilar, me informaría de qué agrupación está en mi sintonía y haría lo propio. Si no estuviera de acuerdo con esa fiesta, buscaría aquella opción que se ajustara a mis deseos. Lo que nunca haría es insultar, vociferar o agredir. Entre otras cosas, porque hemos luchado mucho en este país para que las mujeres tuviéramos acceso a la educación y al voto. Fundamentalmente, porque respeto tanto la lucha de mujeres como Clara Campoamor que se dejaron la vida y la piel para conseguir que yo pudiera ir a la universidad, estudiar y ejercer mi voluntad a través de las urnas, que no puedo ni debo, dejarlo en saco roto. Principalmente, porque quiero un país donde mi hija pueda expresarse y opinar con libertad, a sabiendas de que sus teorías serán discutidas y, aceptadas o refutadas, con educación y respeto. No cuesta tanto. O quizá sí.

Quizá argumentar es cosa difícil. Puede que encontrar el verbo idóneo sea imposible para algunos. Debe ser que el insulto es más sencillo de aprender. No sé.

Y sigo con la narración. No contenta con eso, acudo al salón del bebé. OJO CON EL LUGAR! El viernes se celebraba en Madrid un encuentro donde las firmas del sector infantil mostraban su producto al público. Y vuelta al tema…

Periodista: “¿Qué opinas de las declaraciones de Willy Toledo? ¿qué te parece la polémica que se ha organizado? ¿te gusta la celebración?”.

Una servidora: “Pues verás, a mí me da lo mismo lo que opine, a mi me gusta mi bandera, mi país, la fiesta… a mí me gusta todo”.

Vuelta la burra al prao… qué decimos en mi tierra. Otra vez titular al canto. Pero a ver ¿cómo no me va a gustar mi país? ¡Pues claro que me gusta! ¿Cómo no me va a gustar mi bandera? Por supuesto que me gusta… Sería raro lo contrario… Está claro que todo tiene sus matices, pero ¡naturalmente que me gusta mi país! ¡¿Dónde está la noticia?!

Debe ser la paz de la que os hablaba… Lo que no me interesa, no lo escucho. Lo que no despierta mi interés, no lo leo. Y lo que es un sinsentido, ni lo menciono.

AH, y con lo que no estoy de acuerdo, intento cambiarlo. En este caso es fácil. Diciembre está a la vuelta de la esquina. El que quiera cambiarlo, ya sabe dónde. No hace falta vociferar, ofender ni insultar.

En fin, comentar por comentar…

Sinceramente… Luján

Etiquetas:, , , , , ,

Se me va el tiempo!!!

4 Responses

  1. Hola Lujan! hace tiempo que quería escribirte sobre tus ultimos post en cuanto a la maternidad…estoy totalmente de acuerdo respecto al dilema biberon o lactancia. He visto a varias amigas realmente deprimirse por el hecho de no poder darles el pecho y tener que aguantar la presión que existe con eso… Me ha encantado con la sinceridad y honestidad con la que lo has explicado, y también la ilusión que nos trasmites a las que también hemos sido de posponer la maternidad, por la incertidumbre y por miedo a no poder compatibilizarlo con la profesión. Es cierto que hoy en día es muy dificil poder compaginarlo pero no por ello tenemos que dejar que ello nos impida ser madres. Gracias por transmitir esa ilusión! mi pareja y yo estamos ya buscando tener un bebe y me ha encantado leer tu experiencia.

    cristina 21 Octubre, 2015 at 16:10 #
  2. No veas temas muy variados jijijiji El primer tema pues si estoy de acuerdo hoy en día la mujer se ha obsesionado tanto con el trabajo que nos hemos olvidado de lo mas bonito de esta vida que es ser madre (desde mi punto de vista) y esperamos tanto que hay mujer que cuando quieren ser madres no pueden o les cuesta mucho, es cierto que hay muchos avances sobre este tema, pero yo creo que el cuerpo es sabio y hay una edad para todo (vuelvo a insistir que es mi opinión), sobre el trabajo bueno cuando este país deje de ser “machista” pues seguramente no retrasaremos tanto la maternidad.
    Sobre la foto??? Decirte por ejemplo que yo soy Catalana y desde que soy niña se sabe que el 12 de octubre es el Pilar y punto. Es una bandera simplemente eso pero hoy en día como esta todo tan revolucionado, tan a la defensiva, cualquier persona salta a la primera de cambio pues es mejor (desde mi punto de vista) o no poner fotos de este tipo o pasar de todo y así no hay polémica. Aunque creo que cada uno haga lo que le de la gana y al que no guste pues que ….. , no se la vida es mucha más simple y bonita vamos ha vivir en paz y tranquilidad y a disfrutar de lo bonito de la vida.
    Bueno creo que me he extendido mucho jijijiji
    Besos
    Y disfruta de tú peque.

    Luna 22 Octubre, 2015 at 8:23 #
  3. Bravooo, bravoooo, bravooooo!!!! Totalmente de acuerdo con todos los temas… y a mí también me pasa, si algo no me interesa o no estoy de acuerdo, ni lo veo, ni lo leo, ni lo sigo, ni ná de ná…. y no estoy metiendo cizaña… y QUE VIVA ESPAÑAAA!!!! ;-P JAJAJAJA

    BIKIÑOSSSS

    Mary Iglesias 25 Octubre, 2015 at 0:58 #
  4. Hola Lujan,
    Dios como me rio con tu blog, las frases, lo que dices incluso con la entonacion que pones en tus relatos, eres muy expresiva en tus comentarios.

    Tema maternidad, solo puedo leer lo que dices, no estoy metida en esos enseres . Por lo demas, pues chica tu ni caso a lo que digan, ya sabes que hoy en dia cada uno es exclavo de sus palabras y dueño de sus silencios y si a todo esto quieren polemizar en cada palabra que pronuncies u opinion que des oye pues eso que les den……estamos demasiado a la zarpa de lo que dicen los demas y sacando de contexto frases o comentarios que se dicen en cualquier tono menos ofensivo.
    Nada que supongo que vas muy liada pero si puedes escribe mas que cada quince dias sabe a poco. Yo tambien escucho las entrevistas que haces cada semana que por cierto son superinteresantes, oye me haces compañia los findes en casa!!!!!

    un saludo y esperando tus proximas lienas!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Cari 1 Noviembre, 2015 at 18:26 #

Deja un comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies