La bella durmiente

Vuelta al ruedo. Qué barbaridad lo que me cuesta arrancar la semana. Como a todos, imagino. Pero en mi caso me deprime profundamente volver a empezar. ¿Os pasa? Yo creo que soy víctima de alguna patología estudiada en psicología que desconozco. Lo buscaré otro día porque ayer FUE LUNES, y no tengo el cuerpo para nada.

Eso, sumado al hecho de que he disfrutado del puente de la Almudena con amigos en una finca, desconectada del mundo real. Cuatro días sin móvil y sin mayor tarea que hacer la comida, jugar con los niños, pasear y mirar al infinito, hace que el ruido de Madrid me retumbe en la cabeza. A ver cómo pongo orden porque se me hace muy cuesta arriba.

Tenía pensado contaros mil cosas y volver a escribir un texto larguísimo -de los que Elena me recomienda que no haga porque pierdes al lector por el camino- pero hoy, voy a ser breve. No tengo fuerza. ¿Será que genéticamente tengo alguna tara? ¿Viene la depresión marcada en nuestro cerebro? -como lo de, “pon una x en la casilla…en tu declaración de la renta”-. Yo tengo la X seguro.
¿O serán las hormonas? Esta parte solo la entenderán las mujeres, pero como mis seguidores son, en su mayoría féminas, me extiendo.
¿Os pasa que entráis en un desasosiego absurdo determinados días al mes? Yo visito el abismo cada veintitantos días. Qué barbaridad. Y aunque intento hacerme a la idea y recordarme que es pasajero, soy incapaz de hacerme fuerte.
Me encanta escribir este blog porque me permite contar mis alegrías y mis penas. Lo uso como válvula de escape. Quiero que sepáis, que sois mi terapeuta. Algunos tienen psicólogo, otros sacerdote, otros hobbies y yo mi blog. Y a ver,… os digo una cosa,… me salía más a renta superar mis bajones haciedome “runner”, que por lo menos adelgazaba!!!! Pero qué le vamos a hacer…

Hablando de cómo conseguir apagar la cabeza. Me encantan los que aseguran que el deporte es una válvula de escape fantástica y que está al alcance de cualquiera. Hombre, es cuestión de tiempo también. Yo intento sacar tiempo de debajo de las piedras y no lo encuentro. Vete al gym, hazte la tabla de ejercicios, suda como un mandril, dúchate, vuelve a ponerte mona y arranca con tus obligaciones nuevamente… ¿Es cuestión de voluntad o de tiempo? Siendo honestos, hay de las dos cosas. Pero yo no he jurado que iba a ser honesta. He asegurado que iba a intentar ser sincera. Nada más. Y si me agarro a la sinceridad, la mayoría de los días, no me da!!! Así me va!!! Hala, una rima que ni Leona, mi concursante de QQCCMH -miércoles a las 22:45 la final no lo olvidéis-.

No quiero generar un debate ahora sobre los beneficios del deporte, que son muchos, y todos lo sabemos. Que siempre pasa lo mismo. Escribes cualquiera cosa y ya se lía.
Qué se lo digan a la “youtuber” Soy una pringada que la ha liado parda con la publicación de su libro. Bueno, la lleva liando parda bastante tiempo. Y aquí sí que tengo un tema que me interesa.
Los referentes de los chavales. Vamos allá.

Es innegable que las cosas están cambiando y que nuestros ídolos adolescentes poco tienen que ver con los actuales. ¿Dónde quedaron los Hombres G o Dirty Dancing?

Espera que se me cruzan los cables…!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Estoy reflexionando y se me caen algunas teorías… NO… seguro que mi cabeza me está jugando una mala pasado porque no puede ser…
UY que me da… Ay que ponemos a caldo a los chavales por ser fans de determinados personajes o seguir a determinados artistas Y HAY MUCHA TELA PARA CORTAR! .-vuelve a mi cabeza Galerías Velvet, no se por qué… otra tara que algún día descubriré de dónde me viene.-

Retoma Luján, vuelve!
Voy!
Me explico pues. Se ha generado una polémica terrible por los contenidos que esta joven trata en su primer libro. Drogas, sexo y muerte. Suena heavy así de mano…
Parece que habla de su adolescencia. De sus deseos de -cito textualmente- coserse el coño. De cómo su abuela la amenazaba con quitarse la vida si la dejaba sola en casa. O de cómo se mete cocaína con su mejor amigo.
EMOTICONO COMO SEA… PERO EMOTICONO ELENA

 

No va a tener desperdicio su trabajo literario. Pero voy a lo que quería ir.
He leído cosas y he visto vídeos de esta chica y no me despierta ningún interés más allá del rubor que me provoca alguna de sus afirmaciones. Poco, la verdad. Pero algo sí. No me deja indiferente que tenga millones de seguidores alguien que, públicamente, habla de temas como el consumo de drogas. Pero dejando de lado a Soy una pringada -entre otras cosas porque no quiero hacerle publicidad-, ¿alguna vez habéis pensado las letras que cantábamos en nuestra adolescencia? ¿O los guiones de la películas que nos gustaban? Porque tienen enjundia dados los años de los que hablamos. Los ochenta, los noventa… Eran tiempos de menos libertades, mayor control y dos rombos en las series de televisión. Pero en cambio, éramos fanáticos de, insisto, Hombres G.

Como cuarentones, no entendemos que nuestros hijos de 15 -y de 6- entonen la última de MALUMA por su alto contenido sexista en las letras

(paso a recordar alguna:
Si conmigo te quedas
O con otro tú te vas
No me importa un carajo
Porque se que volverás

Y si con otro pasas el rato
Vamos a ser feliz, vamos a ser feliz
felices los 4
Te agrandamos el cuarto

Y lo hacemos otro rato…)

Pero seguimos botando como pelotas en un partido de Nadal, en los conciertos de Summers y Cia. Atención a una de sus letras, “Voy a pasármelo bien”…

Me he jurado a mi mismo que no dormiré solo….voy a cogerme un pedo de los que hacen afición…voy a arrastrarme a casa con la sonrisa puesta…
Marta, María del Mar, Elena estará? No sé…pero voy a pasármelo bien!

No se como lo veis pero aquí hablan de alcohol y de “churris a tuti”
En la línea de Maluma pero menos acaramelado.
A veces se nos olvida lo que fuimos, hicimos o consumimos. Porque hay otra de Ramoncín que …

Litros de alcohol, corren por mis venas mujer
No tengo problemas de amor
Lo que me pasa es que estoy loco por privar…

NO ESTOY JUSTIFICANDO NI A SOY UNA PRINGADA NI A MALUMA. Ni criticándolos. Estoy reflexionando.

¿Y el tema del sexo?
Seguimos analizando si nos parece bien que nuestros hijos sean seguidores de una provocadora como Miley Cyrus pero no nos preguntamos por qué nuestras madres nos dejaron ver Los ricos también lloran u Oficial y caballero.
Porque la temática de Pretty Woman la hemos hablado muchas veces, pero la de Dirty Dancing ¡OJO! Que hay una que se queda embarazada de uno que se acuesta con diez más y aborta ilegalmente …. Ole, ole y ole para aquellos años -pensad en eso-.

Venga que ya me enrollo y solo era “una de pensar”. Donde quiero ir y quiero que lleguemos entre todos –ya sabéis que hay sección de comentarios donde podeis compartir lo que queráis. No me insultéis por favor, que no tengo el cuerpo esta semana para gaitas- es a meditar sobre si la línea se sobrepasa o simplemente se está volviendo a dibujar con otros personajes y otros protagonistas.

Este fin de semana de campo, comentaba con alguno de mis interlocutores, cómo he tenido siempre un amigo con cierta edad, que mantenía y mantiene amistades muy jóvenes en su círculo. Siempre lo argumenta así: “me interesan profundamente los pensamientos y las inquietudes de los [email protected] de quince años a pesar de tener noventa. Es la única manera de estar conectado con el mundo y darle sentido a los comportamientos y cambios de la sociedad. Porque cuanto más lo analizo y más años pasan, más me doy cuenta de que el cuento se repite. Los mismos tabúes, las mismas barreras, los mismos mecanismos de rebelión y las mismas inquietudes. Con algo más de tecnología, pero lo mismo”.
¿Será así? No sé…

Os comentaba el otro día, que os narraría aquí una versión desconocida, o interpretación, del famoso cuento La bella durmiente. Y me viene el tema como anillo al dedo. Porque veréis. Os vais a quedar perplejos.
Esta semana en mi programa de radio de la Agencia EFE, “La hora de Luján”, recibimos la visita de Jorge Bucay para hablar de su nuevo libro Cuentos clásicos para conocerte mejor. Entre muchas cosas, me he encontrado con este descubrimiento. En la parte última del libro, nos aclara de dónde provienen muchos de los cuentos heredados de generación en generación. Hay mil y una sorpresas -algunas en la línea de lo que estoy escribiendo hoy en el post-. Para mí, la mayor, es donde desenmascara a La bella durmiente.
Allá voy.
Al parecer, el príncipe no es un príncipe azul inocente y casto. NO! Está casado y con una doble vida insostenible. Cuando salta a la luz su relación con la Bella Durmiente, la esposa oficial monta en cólera. Movida por la rabia, ordena que busquen a esa otra familia y que los maten. Hay varias versiones del popular cuento… como en “Sálvame”. Pero la que narra Bucay, es en la que hay dos hijos secretos y una amante -como decía-.

Vamos, y en resumen, que la Bella es “la otra” y el príncipe un “infiel de libro”. Y el hechizo no es tal. No hay brujas ni seres malvados autores del profundo sueño de la Bella. Hay una esposa cabreada que no acepta ser la cornuda.
Os invito a ojear el libro de Bucay, porque es una maravilla descubrir de dónde pueden provenir nuestros cuentos infantiles.
Y vuelvo al tema anterior. Hay temas como el sexo o la infidelidad que no son nuevos. Nuestros propios cuentos no dejan de ser relatos -inspirados en hechos reales- de esos temas que siguen protagonizando nuestros escándalos. Igual con más sal y pimienta, pero los mismos.
Otro día os resumo el supuesto origen de El flautista de Hamelin. Un carismático líder de algún tipo de secta, que allá por el siglo XII descarriaba a los niños llevándolos a consumir drogas o alcohol.

MORALEJA: No nos llevemos las manos a la cabeza con un edredoning de Gran Hermano porque hasta La Bella del cuento, mirad cómo se las gastaba…

Tags: , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies